Te ayudamos

Psicología Infanto - Juvenil

 

Muchos niños y adolescentes tienen problemas que afectan cómo se sienten, actúan y aprenden. La terapia es un tipo de tratamiento de este tipo de problemas. Es una forma de que su hijo reciba la ayuda que necesita.

En terapia, los niños hablan y aprenden cómo afrontar y solucionar sus problemas. Ir a terapia les ayuda a afrontar mejor las cosas, a encontrase mejor y a comportarse mejor.

Psicología Niños y Adolescentes

1ª Sesión. Es uno de los pasos más importantes, estamos con ellos para comenzar el cambio. En la primera sesión nos conoceremos, buscaremos la confianza y empezaremos a comprender quiénes somos, que hacemos y en qué vamos a ayudarles.

Sesión con los padres. En muchos casos, es muy importante el conocimiento del problema desde el punto de vista de los adultos más cercanos y es de gran importancia la primera entrevista que se tiene con ellos para evaluar correctamente el problema.

Evaluamos el problema. Descubriremos cuál es la dificultad o el problema mediante técnicas de evaluación y test psicométricos para establecer un diagnóstico claro con el que actuar.

Empezamos a intervenir. Aquí comenzamos a trabajar juntos el cambio, mediante estrategias adecuadas al problema, personalidad y situación en la que se encuentra, tanto dentro de la consulta cómo fuera de ella. ¡Todos trabajamos en la solución del problema!

¿Se interviene con los padres? En ocasiones es tan importante el enseñar a los padres técnicas y soluciones al problema como a los propios niños y adolescentes. Según el caso, lo veremos y analizaremos en consulta.

Alta. Una vez cumplidos los objetivos propuestos en la terapia, han aprendido a gestionar el problema y podrán sentirte bien sin nuestra ayuda.

Seguimiento. Una vez hayamos conseguido resolver la situación en la que nos encontrábamos, ¡Nunca les dejaremos solos!. En algunos casos es positivo no perder el contacto para prevenir las nuevas situaciones a las que se enfrentan.

Problemas Emocionales. Muchos cambios de comportamiento de los niños están relacionados con problemas emocionales. Las emociones del niño y la forma en la que las procesa son uno de los pilares de su personalidad en el futuro. A pesar de entender problemas como ansiedad y depresión del mundo adulto, es muy importante trabajar con el niño cuando tiene esas emociones.

Problemas de Apego. En el proceso de independencia y autosuficiencia que va adquiriendo el niño, en algunos casos no evoluciona de la manera más progresiva y se detiene en algunas etapas que dificulta el desarrollo. En ello suele influir en gran medida el estilo de apego y educación que se otorga al niño.

Problemas de Conducta. Los comportamientos de enfado, irritabilidad, actitudes desafiantes o vengativas se asocian a un malestar propio y del entorno, en muchos casos tiene un impacto negativo en áreas sociales, familiares, educativas u otras áreas importantes.

Fobias y Miedos Infantiles. Durante la infancia podemos observar que se desarrollan miedos muy específicos e irracionales hacia diferentes objetos y situaciones. Estos miedos dependiendo de su intensidad y duración podemos llegar a considerarlos fobias infantiles.

Dificultades Sociales y de Adaptación. La timidez excesiva, una baja autoestima o dificultades para relacionarse con otras personas pueden ser alarmas de algún problema en las relaciones. Estás habilidades se empiezan a adquirir en la infancia y van desarrollándose con el tiempo, siendo normal desarrollar alguna dificultad en el progreso.

Problemas de Control de Esfínteres. Los problemas más comunes de la eliminación son la enuresis (control de orina) y encopresis (control de heces). Es un problema muy común en la infancia que afecta a toda la familia, cuando se prolonga en el tiempo y puede llegar a crear en el niño problemas en su autoestima y seguridad.

Problemas del sueño. Los problemas del sueño implican una incapacidad del niño para dormir adecuadamente, es una problemática muy habitual. A pesar de ello no todos los problemas del sueño requieren un tratamiento. Sin embargo, hay casos en los que realmente existe una alteración en el sueño del niño que si afecta al bienestar físico o psicológico del mismo.

Manejo del Duelo. El duelo es la reacción normal en una pérdida significativa y a menudo un tema difícil de abordar. Es necesario una buena gestión de los sentimientos, logrando la adaptación y aceptación de la nueva situación, conociendo y entendiendo las emociones para recordar la perdida sin dolor.

Acoso Escolar. Cualquier maltrato físico o psicológico que se ejerce entre compañeros de manera reiterada es acoso escolar. Es un problema cada vez más común que se inicia normalmente en las aulas pero puede mantenerse fuera de ellas e incluso en las RRSS. Las consecuencias en el niño pueden llegar a ser extremadamente graves. Cualquier evidencia de acoso es muy importante denunciarla y buscar ayuda.

Trastornos del Comportamiento. Los comportamientos de enfado, irritabilidad, actitudes desafiantes o vengativas se asocian a un malestar propio y del entorno, en muchos casos tiene un impacto negativo en áreas sociales, familiares, educativas u otras áreas importantes.

Ansiedad y Estrés. La ansiedad es una respuesta adaptativa que nos pone alerta ante posibles amenazas. Es una emoción que se experimenta en situaciones adversas para cumplir su función y protegernos. Cuando se presenta de manera continua en el tiempo y en niveles altos es necesario aprender a gestionarla para que no se convierta en un problema.

Depresión. La depresión es un trastorno emocional que puede producirse por diferentes causas genéticas o ambientales. Se caracteriza por una tristeza constante, dificultad para hacer cosas que antes se hacían y disfrutaban que incapacitan la vida diaria de la persona por no tener capacidad para volver a la normalidad que antes vivía.

Dificultades Sociales y de AdaptaciónLa timidez excesiva, una baja autoestima o dificultades para relacionarse con otras personas pueden ser alarmas de algún problema en las relaciones. Estás habilidades se empiezan a adquirir en la infancia y van desarrollándose con el tiempo, siendo normal desarrollar alguna dificultad en el progreso hacia la vida adulta.

Trastornos de Alimentación. Cuando existe una alteración grave de la conducta alimentaria se produce en el paciente un cuadro psicológico que afecta a varias áreas como la ansiedad, la depresión, falta de autocontrol o problemas en la autoestima.  La clasificación de estos trastornos se divide en Anorexia Nerviosa, Bulimia Nerviosa y Otros trastornos no Especificados como puede ser el Trastorno por atracones.

Acoso EscolarCualquier maltrato físico o psicológico que se ejerce entre compañeros de manera reiterada es acoso escolar. Es un problema cada vez más común que se inicia normalmente en las aulas pero puede mantenerse fuera de ellas e incluso en las RRSS. Las consecuencias en el niño pueden llegar a ser extremadamente graves.

Cualquier evidencia de acoso es muy importante denunciarla y buscar ayuda.

Adicciones. Las adicciones son un problema físico y psicoemocional que crea dependencia o necesidad hacia una sustancia, actividad o relación. Hay varios tipo de adicciones, los más comunes pueden ser a sustancias (alcohol, nicotina, cannabis), comportamentales (RRSS, juego, comida) o emocionales.

Miedos y fobiasCuando se desencadena por la presencia o anticipación de un objeto o una situación específica un temor persistente hablamos de fobia. Es una expresión excesiva o irracional que incapacita de alguna manera nuestra vida. Las fobias pueden ser específicas (animal, ambiental,…), social o generalizadas.

Estrés Postraumático. Cuando se experimenta o presencia una situación extrema, pueden aparecer dificultades para afrontarla. Normalmente con el paso del tiempo mejoran pero si los síntomas empeoran después de meses o años es necesario pedir ayuda para mejorar el funcionamiento y reducir los síntomas.

Manejo del Duelo. El duelo es la reacción normal en una pérdida significativa y a menudo un tema difícil de abordar. Es necesario una buena gestión de los sentimientos, logrando la adaptación y aceptación de la nueva situación, conociendo y entendiendo las emociones para recordar la perdida sin dolor.

Falta de LímitesEl control de límites en la adolescencia nos lleva a tener una estructura afianzada que nos ayuda a conformar nuestra identidad, definir nuestra forma de ser y nos da estabilidad afectiva. Controlar la falta de límites es necesario para tener una buena salud física, emocional y mental.

Desarrollo personal. El desarrollo personal es la capacidad de crecer como ser humano, adquiriendo capacidades y habilidades que nos permitan crecer y avanzar como personas, adquiriendo capacidades y técnicas necesarias para mejorar nuestra vida y la de nuestro alrededor.

Nos adaptamos a ti, pide ya tu cita ONLINE

Medidas preventivas frente a COVID-19

psicólogo
registro sanitario