Estrés

El mundo actual nos demanda constantemente movimiento, prisas y actividades que pueden convertirse en un proceso patológico cuando se prolonga en el tiempo y puede relacionarse con el estrés.

Sientes que no puedes con todo, tu ansiedad aumenta, tienes un mayor nivel de irritación y vives en un estado de agotamiento constante…

 

Los síntomas se reflejan en distintas áreas del ser humano:

 

A nivel psicológico
Aumento de ansiedad
Problemas de concentración
Fatiga mental
Irritabilidad
Insomnio
Alteraciones en el estado de ánimo

 

A nivel comportamental
Aumento de malos hábitos
Alteraciones en la conducta alimentaria
Bruxismo, tics…
Abandono de tareas

 

A nivel físico
Dolores físicos
Problemas del aparato digestivo
Agotamiento físico
Enfermedades de la piel

 

La respuesta del estrés la puede generar cualquier suceso, desde un momento intenso o de gran gravedad o situaciones no tan intensas que se han prolongado en el tiempo.

La manera en la que afrontamos las situaciones es el principal factor que hace que nuestro estrés se desarrolle, según la persona y el tipo de afrontamiento una misma situación puede provocar mayor o menor respuesta de estrés según las características personales del sujeto.

Cuando el estrés se hace crónico afecta a todas las áreas de nuestra vida. La persona se percibe como incapaz de controlar su entorno y con dificultades o imposibilidad para hacer frente a los problemas diarios. Tiene dudas sobre su capacidad para realizar actividades cotidianas y dificultades para tomar decisiones que pueden agudizar la situación de estrés. Lo que hace que aparezcan cada vez más problemas, pudiendo llegar a aparecer nuevos trastornos o enfermedades físicas que hacen que el estrés vaya en aumento si no lo paramos.

 

¿Cómo podemos frenar el estrés?

  • Técnicas de relajación para salir de los momentos de tensión que se nos generan a lo largo del día.
  • Técnicas de gestión del tiempo y planificación de las actividades de forma realista.
  • Técnicas de control emocional para gestionar nuestras emociones
  • Técnicas cognitivo – conductuales para trabajar en terapia.

Comparte el artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Psicología

Logopedia

Psicopedagogía